Presentación
· Quienes somos
· Nuestra Clínica
· Localización
Tratamientos
· Tratamientos
  médico-estéticos
· Cirugía estética
  · Sobrepeso y obesidad
  · Urología - Andrología
  · Flebología estética
Más
· Noticias
· Decálogos
· Descargables
· Foro de discusión
· Financiación
· Páginas de interés



Web Mdica Acreditada. Ver ms informacin

Centro autorizado por la
Comunidad de Madrid

Consejería de Sanidad

Español
 
 
   


Fisiopatología

Termografía de contacto

Clasificación Termográfica

¿Por qué la Termografía de contacto?










La celulitis o también denominada médicamente Paniculopatía escleroedematos, o popularmente llamada piel de naranja es un trastorno degenerativo del tejido celular subcutáneo que afecta no solo a tejido adiposo, sino también a la trama conectivo-intersticial y al micro-círculo.

Fisiopatología

La celulitis se inicia con un edema intersticial (Fase I), reversible, causado por la alteración en la permeabilidad de las paredes de los capilares, y en la malfunción del esfínter arteriolar, que provoca una trasudación de plasma. Esta retención provoca con el tiempo una fibrosis del tejido subcutáneo (aumento de las fibras reticulares que envuelven los adipocitos), ello provoca la esclerosis de los nódulos (endurecimiento) e inducción de alteraciones microcirculatorias (Fase II).

A continuación la trama fibrosa intersticial (fibras de colágeno y reticulares) se acentúa produciéndose micronódulos
(Fase III).

A medida que la esclero-fibrosis avanza los nódulos son mas manifiestos, evidenciándose a simple vista con irregularidades de superficie, uniéndose los pequeños nódulos entre sí produciendo los macronódulos (Fase IV).

La celulitis por tanto presenta varios trastornos clínicos como son:

  • Alteraciones circulatorias, que afectan tanto al sistema venoso, como al esfínter que regula el microcírculo. Ello crea zonas frías cutáneas que pueden evidenciarse palpando la piel en zonas críticas (area trocantérica, caderas).
  • Nódulos, es el signos más característico de la celulitis. Los nódulos dan a la piel mediante pinzamiento o a simple vista el aspecto de piel de naranja, o en los casos más acentuados en colchón.

Estos signos diagnósticos de la celulitis serán cruciales para poder diagnosticar el grado y pronóstico de la celulitis mediante la termografía de contacto por los cambios de temperatura cutánea.

La clínica es un tejido hinchado (líquido retenido - edema) que pierde definición en áreas especificas ( Fase I ). Con piel fría, cambios de coloración (amoratada) y empastamiento a la maniobra de pinzamiento ( Fase II ). Que más adelante manifiesta al tacto la sensación de la presencia de lentejas debajo de la piel o micronódulos ( Fase III ) y que en los casos avanzados estos nódulos son manifiestos sin maniobra alguna y que deforman la superficie cutánea ( Fase IV ).

[arriba]

Termografía de contacto

La Termografía de cristales líquidos microencapsulados nos permite de forma sencilla, rápida y cómoda detectar los cambios funcionales-estructurales de la piel y el tejido subyacente (adiposo).

El procedimiento consiste en colocar sobre la superficie de la piel a examinar una lámina que contiene microcristales de colesterol – encapsulados – que cambian de color de acuerdo a la temperatura a la que se exponen.

De esta manera la Termografía de contacto gracias a la propiedad de los microcristales de colesterol, que se sitúan espacialmente de acuerdo a las temperaturas de contacto; cada modificación de la estructura molecular crea una diferencia en la refracción de la luz, generando diferentes colores, como sucede con un prisma a la exposición de la luz.

[arriba]

Clasificación Termográfica según el Dr. S.B. Curri
(Curri, Nessi, Marcotti; “Thermographic evaluation of the relationship between vessels and tissues” 1983)

  • Tipo 0 Imagen Termográfica UNIFORME
    Completa ausencia de parches de color indicando zonas frías o calientes (ausencia de zonas hipertérmicas/hipotérmicas , ausencia de nódulos, ausencia de estasis cápilo-venular) La superficie de la piel se manifiesta suave e uniforme, sin bultitos de superficie. A la palpación no se aprecian formaciones nodulares. No hay dolor a la palpación.

  • Tipo 1 Imagen Termográfica MOTEADA (Mottled)
    Evidencia edema y alteraciones del microcírculo circulatorio, típico de las fases I y II. La imagen Moteada muestra zonas de hipertermia de bordes difusos, rodeadas de áreas frías ( con aporte circulatorio arterial disminuido, y venoso aumentado). La superficie celulítica se hace más compacta, y la palpación menos elástica y dura.




  • Tipo 2 Imagen Termográfica PIEL DE LEOPARDO (Leopard Skin)
    Muestra las alteraciones celulíticas de la fase III y IV, con estasis venoso-capilar, micro y macronódulos. Responde el patrón en Leopard Skin, en pequeñas áreas calientes (azul) de márgenes abruptos, manchado irregularmente en amplias zonas frías (violeta-verde) micronódulos. La piel ya manifiesta claramente los síntomas y signos celulíticos (superficie fría, edema, nódulos palpables, empastamiento..)



  • Tipo 3 Imagen Termográfica en AGUJEROS NEGROS (Black Holes)
    Corresponde a la lipoesclerosis difusa y a los macronódulos. Imágenes de diferentes formas y medidas, negro-parduscas, de bordes bien definidos hipotérmicas (macronódulos). Este patrón termográfico corresponde al Estadio IV de la paniculopatía. Clínicamente hay una gran alteración del flujo microcirculatorio, con estasis venoso (piel fría). La palpación muestra la ruptura de continuidad con sensación de la presencia de nódulos a modo de lenteja o garbanzo en las capas profundas de la piel. El pinzamiento de la piel (pinch test) puede provocar dolor.

[arriba]

¿Por qué la Termografía de contacto?

  • Nos permite detectar “minor symptoms” de la celulitis (primeras fases de la celulitis (Fase I-II) de forma incruenta e inmediata. Nos alerta en las primeras fases de la celulitis (alteración microcirculatoria) permitiéndonos frenar el avance de ésta. La verdadera prevención es la diagnosis precoz.

  • Nos permite evaluar la evolución clínico-térmica de la celulitis de forma objetiva a partir de tratamientos específicos (terapia Endermologie, VelaSmooth, Carboxiterapia, Ultrasuonoterapia, Mesoterapia, Presoterapia Ballancer, Terapia Vibracional Galileo), y objetivar la mejoría, así como el mejor diseño terapéutico.

  • Este procedimiento es totalmente inocuo y no invasivo. Puede repetirse las veces las veces que precise. Puede efectuarse antes y después inmediatamente del tratamiento, para constatar los cambios circulatorios.

El requisito fundamental para tratar la celulitis es la mejora de la microcirculación (esfínter arteriolar, estasis venoso, edema intersticial). La mejora en la función circulatoria redundará en la temperatura cutánea e uniformidad de ésta, dándonos patrones parecidos al tipo O.

  • Nos permite idear el tratamiento más adecuado de forma personalizada, ya que podemos valorar la respuesta de forma inmediata.

  • Nos permite diferenciar entre la celulitis y la lipodistrofia. La lipodistrofia o acúmulo graso es el acúmulo fisiológico de grasa en el panículo subcutáneo consecuencia de un desequilibrio energético-metabólico. La lipodistrofia pura no presenta tanstornos térmicos, la lipodistrofia mixta (con componente celulítico) si puede presentar patrones celulíticos típicos. En cuyo caso tendremos que aplicar técnicas de modelación corporal (lipoescultura, ultrasuonoterapia, láser lipólisis).

 

[ Volver ] [ Arriba ]



1ª consulta gratuita y sin compromiso*
*excepto en consulta médica de Urología




Ars medica - 2005-2016 - Todos los derechos reservados